Mejora la medición de la radioactividad de la Tierra

Fantasmales partículas subatómicas que recorren el interior de la Tierra han permitido realizar una medición más precisa de la radioactividad del planeta.tierra

Estas partículas, llamadas antineutrinos, sugieren que aproximadamente la mitad del calor de la Tierra proviene de la desintegración radiactiva de uranio y torio – y dan pistas sobre la ubicación de caletas geológicas de estos elementos.

El calor es necesario para dirigir las corrientes convectivas en el núcleo externo de la Tierra, que crean su campo magnético. Pero exactamente qué parte de este calor proviene de la desintegración radiactiva no se conocía hasta ahora.

En 2005, investigadores de la colaboración internacional KamLAND utilizaron un detector enterrado en Japón para medir antineutrinos que se producen por la descomposición de algunos elementos, lo que permitió una estimación aproximada.

Ventana Química

Ahora tienen suficientes datos, 111 neutrinos geológicos, para ser exactos, para refinar sus mediciones, sugiriendo que alrededor de 20 teravatios de calor provienen del decaimiento radioactivo. La producción total de calor de la Tierra es de alrededor de 40 teravatios.

Los investigadores también tuvieron neutrinos suficientes para confirmar que algunos deben ser procedentes de otros lugares de la corteza, algo que antes no era posible. “La incertidumbre es tan pequeña que no dudamos de que sea una contribución desde el manto,” dijo Giorgio Gratta, un físico de la Universidad de Stanford, en California, que es parte de la colaboración KamLAND.

La capacidad de determinar la ubicación de los elementos radiactivos podría permitir mejores modelos del interior de la Tierra, dice Gratta. Las ondas sísmicas nos hablan de la elasticidad de la corteza y el manto: ahora tenemos una pequeña ventana de su composición química, que debería permitir un mejor modelo de su comportamiento. La presencia de elementos radiactivos en el manto, por ejemplo, podría afectar su flujo.

Todavía hay alguna incertidumbre en la medición, ya que las detecciones de antineutrinos son poco frecuentes. Grandes detectores ayudarán a mejorar las mediciones, e incluso podrían ser usados para monitorear, desde lejos, instalaciones nucleares no declaradas, dice Gratta.

Fuente: www.newscientist.com

Deja tu comentario

Quenergia by Responet
Carrer de les Tres Creus 104, 3r 2a. 08202 Sabadell (Barcelona) | +34 935 377 788 | info@quenergia.com